• elsersupremo.com_topslider1.jpg
  • elsersupremo.com_topslider2.jpg
  • elsersupremo.com_topslider3.jpg

El Profeta Elías

Elías fue un profeta hebreo que vivió en el siglo IX a.C. Su nombre es una forma helenizada que proviene del nombre hebreo Ēliyahū (אליהו) y que significa "Mi Dios es Yahvéh". Su nombre aparece en el Antiguo Testamento en hebreo como eµléÆyyaÆhuÆ y eµléÆyyaÆ, en griego como leiou, y en el Nuevo Testamento como Åleias. Que significa “Yah es él” o “Jehová es mi Dios”.

EL Profeta Elías era oriundo natural de Tisbe, en las montañas de Galaad, pueblo de Neftalí, se identifica este pueblo como Teitaba a 18Km. al noroeste del mar de Galilea, con Listib en la parte oriental de los montes de Galaad.

Elías es el más popular y destacado de los profetas hebreos en Israel. Toda su vida se narra en 1 Re. 17-19; 21: 2 Re. 1-2. y estuvo marcada por los cambios sociales y religiosos de ese periodo. Elías encabezó la lucha contra la idolatría del dios (idolo) fenicio Baal quien el rey Acab y su reina extranjera Jezabel, trataron de convertir la adoración a este idolo como religión oficial y quien Ajab, rey de Israel, había adorado.

En su lucha contra los baalitas, Elías se enzarzó en una contienda de milagros con los profetas de Baal, y manifestó que no habría en esos años rocío ni lluvia más que cuando su boca lo ordenase, en ese tiempo Elias fue alimentado con comida que le llevaban los cuervos. Tras tres años de sequía.

Lla Biblia se refiere al Profeta Elías en 1 Reyes 17-21 y 2 Reyes 1-2.3. El ministerio profético de Elías comienza en la época del reinado de Acab (hijo de Omrí), quien gobernó el Reino de Israel entre 874 a.E.C. y 853 a.E.C.4

Los autores de los Libros de Reyes citan como fuente de sus relatos otro libro hoy perdido, más conocido como "el libro de las crónicas de los Reyes de Israel" (1Reyes 22:39). Posiblemente de tal fuente u otra referida al profeta surge la narración sobre el enfrentamiento entre Elías y el rey Acab, "quien hizo el mal a los ojos de Yahvé, más que todos los que le habían precedido" y "tomó por mujer a una cananea, Jezabel, hija de Itobaal, rey de Sidón y se fue tras Baal y Asera, le sirvió y se prosternó ante él". No solo el corazón de Acab se desvió de los preceptos de Yahvé, sino también todo el pueblo, lo que provocó la ejecución de la mayoría de los profetas de Israel y como consecuencia de la iniquidad, Yahvé hizo que sobreviniera una gran sequía en Samaria y por ende, una hambruna en la región.

EL Profeta Elías convocó al pueblo de Israel en el monte Carmelo, donde demostró la supremacía de Dios sobre Baal (450 profetas). Poco después, ordenó la matanza de los profetas de Baal, tras lo cual volvieron las lluvias. Despues de esta experiencia "cumbre", Elías sufrio una fuerte depresión porque la reina Jezabel trama su muerte. Viajó al Monte Horeb en el desierto y alli Dios le habló en forma de un "silbido apacible y delicado", en este lugar fue alimentado por un ángel.

El Profeta Elías reprendió al rey Ajab por el asesinato de Nabot, el propietario de la viña contigua al palacio de Ajab y que éste quería para hacerse una huerta; descrito en 1 Reyes 21.

La Primera Misión del Profeta Elías

Elías aparece sorpresivamente en el relato anunciando a Acab la sequía. Luego, se esconde en un arroyo cercano al Jordán y es alimentado por cuervos; después, por mandato de Yahvé, va a Sarepta, un poblado cercano, a la casa de una viuda, en donde el profeta multiplica la comida y resucita a su hijo. Se trata del primer caso documentado de resurrección de un muerto. Elías se enfrenta a Jezabel, que había mandado que mataran a los profetas de Yahvé.

Elías desafía a los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal a que acepten el sacrificio de un buey en un altar preparado para ser incinerado; Elías hace que le preparen un altar igual y además hace que mojen la madera tres veces hasta que se llena un foso alrededor del ara. Yahvé acepta el sacrificio de Elías, para confusión de los profetas de Baal, y en el monte Carmelo los derrota y los degüella con la ayuda del pueblo, tras lo cual termina la sequía.

El Baal de estas historias es Baal-melcart, la deidad protectora oficial de Tiro. Acab impulsó esta variante fenicia del naturismo religioso de Canaán después de su casamiento con la princesa tiria, Jezabel 1 Reyes 16:30–33, pero fue Jezabel la que tuvo la mayor responsabilidad por el exterminio sistemático del culto a Jehová y la propagación del de Baal en Israel 1 Reyes 18:4, 13, 19; 19:10- 14.

Características del Profeta Elías

Elías era humano sujeto a pasiones similares a las nuestras (Santiago 5:17): tras su victoria, huye por temor a la venganza de Jezabel y se adentra en el desierto, deseándose la muerte. Sin embargo, después de que el Ángel de Yahvé le da de comer y beber se sintió reconfortado y anduvo hasta el monte Horeb, donde se esconde en una cueva.

En medio de una depresión, el profeta Elías ora a Yahvé y demuestra un exceso de celo en su misión. Dios se le manifiesta y le apoya presentándose como una voz apacible y suave tras vientos, temblores y un fuego y le da nuevas misiones, y acaba señalando a Eliseo como su sucesor.

La Segunda Misión del Profeta Elías

La maldad de Acab y Jezabel enfrentada por Elías no se limitaba al culto de Baal, sino que se proyectaba en el despojo de sus súbditos. El episodio de la viña de Nabot (1Reyes 21) es representativo de la repetida historia del despojo de las tierras de los campesinos por los gobernantes y grandes propietarios. Otros profetas se referirían a estas situaciones: Isaías 5:8; Miqueas 2:2. Elías expresa la sentencia divina contra Jezabel y contra la descendencia de Acab. Derrotado y muerto éste en combate con las tropas del rey de Aram, a pesar de los buenos augurios de los falsos profetas, le sucedió su hijo Ocozías, que anduvo por el camino de su padre y de su madre e hizo pecar a Israel y murió pronto.

Según 2 Reyes 2:1-13 tras la muerte de Ocozías, (852 a. C.) Dios traspasa el oficio de profeta a Eliseo, «un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.» (2 Reyes 2:11) a la vista de Eliseo. Eliseo toma el manto de Elías y es de este modo reconocido por Yahvé como su profeta.

El Profeta Elías en las Tradiciones Judía y Cristiana

Elías, en la tradición judía es esperado en los hogares israelitas durante todas las festividades de Pascua y se le reserva un asiento en la mesa. El Libro de Malaquías prevée que Elías regresará el Día del Juicio, predicción que le da el estatus de símbolo del Mesías, confiriéndole especial importancia en la creencia judía.

Muchos creyeron que Juan el Bautista fue el Elías que vino a preparar su camino (Mateo 11:7-15 Malaquias 3:23). De hecho para reforzar esta misión, el propio Juan vestía como Elías: 2Reyes 1:8, 2Reyes 2:1-13. Los Evangelios sinópticos, en el pasaje de la Transfiguración, muestran a Elías y Moisés hablando con Jesús (Marcos 9:4). El apócrifo Apocalipsis de Elías lo muestra al lado de Henoc combatiendo contra el hijo de la iniquidad que los mata, luego de lo cual ellos resucitan, en forma similar a lo que ocurre con los dos testigos de Apocalipsis 11 en su enfrentamiento con la bestia.

El título o nombre Elías en las escrituras también se emplea de diversas maneras, por ejemplo:

  • Elías el Profeta (el cual se describe más arriba)
  • Elías el Precursor: En este caso Elías es un título que se da a aquel que es un precursor, como por ejemplo Juan el Bautista, quien fue enviado a preparar el camino para Jesús.
  • Elías el Restaurador: También se aplica a personas por motivos de las misiones particulares que habrían de cumplir, como por ejemplo a Juan el Revelador.

Milagros del Profeta Elías

Dentro de los milagros que se ven en el misnisterio de Elías tenemos que multiplico el alimento de una viuda y resucito al hijo de esta.

Profecía del retorno del Profeta Elías

La profecía del retorno del Profeta Elías a la tierra, tras su muerte, como precursor del Mesías se basa en el relato de su elevación hacia los cielos en un torbellino (2 Re. 2,11), y está respaldada también por las palabras de Malaquías, el último profeta (Mal. 4,5-6). Cristo declaró que san Juan Bautista era el cumplimiento espiritual de esta profecía, al afirmar que Juan había venido "con el espíritu y el poder de Elías" (Mt. 11:14; 17:11-13; Mc. 9:13; Lc. 1:17).

El Profeta Elias no "murió" de una manera normal sino que fue arrebatado en un torbellino. Elías junto a Moisés estuvo presente en la transfiguración de Jesús. Lc.9:28-36. Además es mencionado por Jacobo y Juan en Lc. 9:54. Se pense que Jesús en su crucificción llamabaa Elías. También Pablo lo recuerda cuando menciona la escena del Monte Carmelo en Ro. 11:2-4 y Santiago destaca a Elías como un hombre poderoso en oración.

Principales sucesos en la vida del Profeta Elías

  • Su aparición no anunciada ante el rey idolatra el rey Acab Para anunciar una prolongada sequia 1 Reyes 17: 1
  • En el desierto del arroyo de Querit a donde había ido por orden divina a depender para su alimento de provisiones triadas por cuervos. 1 Reyes 17: 2-6 aquí se prueba su fe al secarse el arroyo 1 Reyes 17:7
  • En Sarepta, en las afueras de la ciudad azotada por el hambre, una viuda recogía leña para cocinar su última comida, el profeta enviado a ella para ser alimentado, 1 Reyes 17: 8-9, a su llegada ruega que la triaga agua de beber y un pedazo de pan, ella le dice que sus provisiones están reducidas a un puñado de harina y a un poco de aceite en una vasija 1 Reyes 17: 12 luego viene el Divino “ No tengas Temor “ y la promesa de abundantes provisiones hasta que se termine el hambre 1 Reyes 17: 13 -14
  • En el aposento alto de la casa de la viuda Sarepta, la fatiga del hombre a ha sido demasiada grande para su hijo, quien yace muerto ante el profeta, vemos que el profeta Elías por medio de un gran esfuerzo en oración trae al mucho nuevamente a la vida. 1 Reyes 17: 17-24.
  • Los falsos profetas se reúnen a Elías aparece súbitamente ante el rey Acab, y le ordena que convoque a los falsos profetas a reunirse en el monte Carmelo, 1 Reyes 18: 17-19.
  • El fin de la sequía, la oración de Elías por la lluvia, el profeta corre delante del rey hasta llegar a Jezreel 1 Reyes 18: 41-46.
  • El Profeta Elías esta debajo de un enebro en el desierto, después de huir de la ira de la reina Jezabel, Desanimado y exhausto quiere morir, pero es alimentado por un ángel y continua su camino hasta el monte Horeb 1 Reyes 19: 1-8
  • En una Finca en Abel-mehola el Profeta Elías le da una nueva y mejor revelación del carácter y de los métodos de Dios, 1 Reyes 19: 9-3, se le ordena ungir a dos posibles reyes y a su propio sucesor 1 Reyes 19: 15 -17
  • En una finca de en Abel- mehola E el Profeta Elías encuentra a Eliseo arando y coloca su propio manto sobre el, para indicar que este agricultor está llamado a ser sucesor 1 Reyes 19: 9-21
  • En la viña de Nabot, El profeta Elías encuentra el rey Acab tomando posesión de la herencia por la cual él había asesinado a Nabot, Elías le pronuncia sentencia sobre su malvado rey a su esposa 1 Reyes 21: 17-24
  • El rey envía dos compañías de soldados a capturar el profeta, pero Elías, pide fuego del cielo y los destruye 2 Reyes 1: 1-12 más tarde el anuncia la sentencia del idolatra Rey. 2 Reyes cap.
  • El último viaje del Profeta Elías, acompañado por Eliseo, viaja a través del país hasta que llega al rio Jordán, Donde Elías golpea las aguas con su manto, y ambos lo cruzan por tierra seca, Mientras hablan, Eliseo formula su petición de despedida, Súbitamente en carro de fuego separa a los dos amigos y fieles, Elias es llevado por un torbellino al cielo, 2 Reyes 2: 1-11

Sucesos en el Monte Carmelo:

  1. El profeta le pide al pueblo que tome una decisión acerca de Dios y reta a los profetas de Baal a una prueba de fuego 1 Reyes 18: 20-24
  2. El fracaso de los falsos profetas 1 Reyes 18:26-29.
  3. Después de la oración del Profeta Elías el fuego divino desciende y consume su sacrificio 1 Reyes 18:30-38.
  4. El veredicto del pueblo es que Jehová es el verdadero Dios, la destrucción de los falsos profetas 1 Reyes 18:39-40.

Partida de Elías en un Carro Celestial

Segunda de Reyes 2, contiene uno de los pasajes más espectaculares en todo el antiguo testamento. Este capítulo nos cuenta la historia milagrosa del envejecido profeta Elías y su siervo Eliseo. Nos metemos en el relato, Dios ha informado a Elías que su ministerio en la tierra se terminó. Ahora él está por cruzar el río Jordán y por ir a cierto lugar, donde un carro celestial lo va a levantar y trasladarle a la gloria.

Cuando el viejo profeta pasó su ultimo día en la tierra, él decidió visitar las ciudades de Bet-el y Jericó. Él invitó su siervo, Eliseo, a acompañarle, y los dos se fueron a lo que yo veo como un "viaje de enseñanza". Después de visitar ambas ciudades, ellos llegaron a la orilla del río Jordán. Elías se quitó su manto - una ancha, suelta-acomodada prenda, o toga - y él golpeó el agua con él. Sobrenaturalmente, el agua se partió, y los dos hombres cruzaron sobre un suelo seco (vea 2° Reyes 2:8).

Cuando ellos alcanzaron el otro lado, Elías se volvió a su siervo y dijo: "Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti" (versículo 9). Sin vacilar, el hombre más joven respondió, "Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí" (mismo versículo).

A primera vista, Elías aparece sorprendido por la respuesta de Eliseo. Él dijo, "Cosa difícil has pedido…" (Versículo 10). Entonces él respondió, "…Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; más si no, no" (mismo versículo). Él estaba diciendo, "Si tu me ves, cuando el Señor me quita, tu deseo será cumplido. Pero si echas de menos la acción, tendrás que ir a casa decepcionado."

Cuando caminaron juntos, de repente un carro apareció desde el cielo y separó los hombres. En un abrir y cerrar de ojos, Elías fue levantado en un carro - y Eliseo fue testigo de toda la escena. Él exclamó, "¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes" (versículo 12).

Elías se había ido - pero su manto había caído al suelo. Cuando Eliseo lo vio, rasgó su propia ropa, rompiéndola en pedazos y puso el manto de Elías sobre su espalda. Entonces regresó al Jordán e hizo justamente como su maestro había hecho: Él se quitó el manto y golpeó el agua con él. Inmediatamente las aguas se partieron, y Eliseo caminó sobre suelo seco. Así empezó el propio, notable ministerio del joven profeta.

“2 Reyes 2:1–18. Elías el Profeta prepara a Eliseo para que sea el nuevo Profeta (2:1–10). Elías es llevado al cielo y Eliseo alza el manto de éste y pasa a ser el Profeta (2:11–15). Durante tres días, cincuenta hombres buscan a Elías el Profeta a pesar de que Eliseo les aconseja no hacerlo (2:16–18).”

Artículos Relacionados

Usuarios Conectados

We have 19 guests and no members online