• elsersupremo.com_topslider1.jpg
  • elsersupremo.com_topslider2.jpg
  • elsersupremo.com_topslider3.jpg

El Ser - Mónada Divina y Absoluta

El Ser en el marco de la Gnosis, el Budismo, el Taoismo y otras Filosofías orientales es un Abraxas o Fuego Universal, que representa a la Mónada Divina y Absoluta que contiene todo material animado e inanimado.

En las Filosofías Occidentales, el Ser fue tratado por diversos filósofos como Heidegger y Aristoteles. Según estas filosofías, el Ser se manifiesta en el aquí y ahora, en el tiempo presente y por ello si se quiere comprobar su existencia se tiene que experimentar.

Cuando Dios nos creó, creó un espíritu, a Su imagen y semejanza que comparte con Él el Ser y la Sabiduría, como Creador a Criatura.

Es esa parte de nosotros que ES - el “YO SOY” - es el que sabe para qué nacimos. Es el que recuerda por qué vino a esta madre y a este padre, a estas circunstancias determinadas y a estas personas determinadas. Es el que sabe lo necesario para cumplir la misión y que sin embargo, al nacer va perdiendo comunicación con su dimensión carnal y su dimensión mental, niño interno y ser racional. 

El Ser a través de la historia ha sido un concepto engañoso y misterioso, para otros ha sido fácil suponer su existencia gracias a los conceptos de El Tiempo y El Presente, o bien, la Meditación.

Siempre, la humanidad se ha preguntado en que tiempo se experimenta el Ser, si el Ser solo se manifiesta en el presente o en todo el tiempo, en que parte de ese tiempo suceden nuestras experiencias, si existen infinitas posibilidades del futuro desprendiéndose del presente, si cuando influye el Ser en el presente, las posibilidades están multiplicandose o si puede existir algo fuera del ahora.

Distintas filosofías a lo largo de la historia han dado referencias del El Ser, como la Esencia de la Vida y del Orden Universal.

El Ser en el Taoismo

La idea del Ser “nada” (mente presente) y el Ser “todo” (el Ser y sus infinitas experiencias) en él ahora (único instante en donde existen las cosas) es una idea ampliamente difundida por escuelas de Taoismo y escuelas que buscan a través de sus milenarias herramientas (meditación por ejemplo) el encuentro con el Ser que denominan el Tao.

Según El Taoismo al entrar en esas infinitas posibilidades entendemos el concepto del alcance temporal como algo extensible y continuamente creciente, acumulable, vivido.

De esta manera centramos el desarrollo como registro sucesivo de continuas experiencias en la dimensión temporal que acumula o que puede albergar si se quiere decir así cada suceso o evento que hace posible que el ser-ahí tome registro consiente (al vivir sobre el tiempo) de su verdadera esencia de Ser (como lo que Es en el ahora). La permanente fluctuación entre el paso temporal y el estado presente hace que el ser-ahí como conciencia vivía en estas tres dimensiones, entrando y saliendo, tal cual un punto que se mueve sobre un plano y su posición se proyecta sobre dos rectas.

El Ser de acuerdo con la Metafísica

Concepto del Ser

Lo que es decisivo para distinguir los diferentes tipos de metafísica es el concepto de ser. La tradición distingue dos tipos de enfoques esencialmente diferentes:

Concepto Unívoco del Ser

Según este enfoque, “ser” viene a ser la característica más general de diferentes cosas (llamadas entes o entidades). Es aquello que sigue siendo igual a todos los entes, después de que se han eliminado todas las características individuales a los entes particulares, esto es: el hecho de que sean, es decir, el hecho de que a todas ellas les corresponda ser (cfr. diferencia ontológica) Este concepto de ser es la base de la “metafísica de las esencias”. Lo opuesto al "ser" viene a ser en este caso la esencia, a la cual simplemente se le agrega la existencia. En cierto sentido no se diferencia ya mucho del concepto de la nada. Un ejemplo de ello lo dan ciertos textos de la filosofía temprana de Tomás de Aquino (De ente et essentia).

Concepto Analógico del Ser

Según este enfoque, el “Ser” viene a ser aquello que se le puede atribuir a todo, aunque de distintas maneras (Analogía entis). El ser es aquello, en lo que los diferentes objetos coinciden y en lo que, a su vez, se distinguen.

Este enfoque del ser es la base de una metafísica (dialéctica) del ser. El concepto opuesto a ser, es aquí la nada, ya que nada puede estar fuera del ser. Se entiende aquí a ser como espacio lleno. La filosofía tardía de Tomás de Aquino nos brinda un ejemplo de esta comprensión de ser (Summa Theologica)

Paradojas e Infinitud de Posibilidades del Ser

Sobre la línea temporal desde pasado a futuro, por encima de la realidad está la posibilidad, aunque nuestra “programación” nos demuestre que vivimos sobre una línea de tiempo que nos marca la realización de eventos probables transformándose en sucesos reales. La pregunta por el sentido del Ser es quizás la más universal y vacía, pero también implica la posibilidad de la más radical individualización en el ser-ahí singular.

Sobre la línea temporal crece la necesidad de una historia de una identificación personal y colectiva, tanto del individuo como de su mundo de formas y relaciones. Así como es la materia para la física es el presente para el Ser, no podemos hacer ontología por fuera del tiempo presente pues es en el presente donde se nos da la posibilidad de hacerla, es en el presente donde se nos dan las infinitas posibilidades de hacer o no hacer algo o infinitos algo.

La Física estudia las relaciones entre los objetos mediante las leyes de la naturaleza y el sentido continuo de la experiencia constante. Atada pues del transcurso del tiempo pasado-futuro queda atada a la descripción en cada instante de muestreo, en cada periodo de censado, en esos tiempos de medida de las variaciones del entorno y del sistema en sí mismo a estudio fundamentalmente.

El Ser y El Ahora

Si pudiéramos medir dentro del ahora un intervalo de tiempo, estaríamos intentando proyectar un momento presente y puntual, un origen sobre todo un intervalo, intentando replicar un único punto sobre todo un intervalo, lo cual es contradictorio con nuestra condición de Ser mientras Soy lo que experimenta una decisión sobre un punto que como existe es un punto del ahora, un único punto por ende no repetido.

Si yo intentara replicar el punto presente (punto del ahora) en la línea temporal para generar un intervalo, obligaría, forzaría, formaría un intervalo de presentes repetidos uno detrás del otro, con lo cual la experiencia del Ser sobre ese intervalo seria estática sin ningún movimientos. Las perturbaciones serían estáticas y el mundo sería estático lo cual es una contradicción y nos ayuda a entender más sobre la existencia de los movimientos del Ser. Así podemos decir que no es el tiempo lo que se “mueve” sino el Ser quien genera un tiempo para poder describir sus movimientos de experiencia, lo que motiva a este escrito.

Según las filosofías orientales esos contenidos dependientes del tiempo (Volúmenes, Formas) y del espacio no Son reales en Si, sino que son la medida registrada de la proyección, de un ser-ahí, de un arrojo hacia el mundo, arrojados desde una quinta dimension.

No son reales en Si pues ya no pertenecen al plano del ahora donde existen todo lo que Es, simplemente pertenecen al intervalo temporal, a la “sombra” que se proyecta sobre la línea temporal, que es el intervalo creado por el movimiento consciente.

Es importante destacar que al decir esto se está afirmando que el Ser no vive sobre la línea del tiempo más allá de un único punto, el presente que es donde existen todas las manifestaciones que experimenta y experimentan con el Ser sobre el plano del ahora.

Son esas experiencias del Ser en el ahora que producen los movimientos que generan el tiempo en ambas direcciones sobre toda su dimensión tal cual lo entendemos.

El tiempo es simplemente una ayuda a la conceptualización, es una herramienta creada por la mente y la memoria (al proyectar el Ser al “pasado”) y es una herramienta creada por la mente y su lógica (al proyectar el Ser al “futuro”).

La memoria es fundamental para visualizar las cuerdas del paso “Temporal” y los movimientos hasta el punto actual, el AHORA. Mientras que la lógica y el entrenamiento mental (costumbre) es lo que nos permite pre visualizar las cuerdas del “Futuro” como posibles aconteceres.

La experiencia del Ser no es una experiencia estática, en el sentido que implicaría replicar sobre un intervalo temporal un único punto presente lo cual es imposible, esto nos quiere decir, que como el Ser experimenta de manera continua experiencias y produce movimientos continuos genera también de forma continua una línea temporal para poder describir, registrar las experiencias.

Nuestro Ser Superior tiene poder para crear y sabiduría para resolver problemas y aprender lecciones. Es el que crea nuestras circunstancias y el que nos susurra la solución a los problemas que una y otra vez se nos presentan. Es el que nos envía luces para superarlos y es el que muchas veces tiene que soportar en silencio el que nuestro ser mental- racional no lo escuche ni acepte su poder ni su sabiduría.

Es el que nos dice cuando conocemos a una persona si debemos o no continuar el trato con ella. Es el que nos guía hacia las almas o espíritus afines, a las almas o espíritus de los que debemos aprender lecciones, y hacia nuestra alma gemela. Es esa voz interior que podemos llamar sabiduría o intuición y a la que a veces no le hacemos caso porque no aceptamos la tridimensionalidad de nuestro Ser.

Usuarios Conectados

We have 18 guests and no members online