• elsersupremo.com_topslider1.jpg
  • elsersupremo.com_topslider2.jpg
  • elsersupremo.com_topslider3.jpg

Dios Entre la Ciencia y la Religión

Durante siglos ha existido una rivalidad entre la Ciencia y la Religión con respecto al significado de la palabra Dios y todo lo que este término encierra, como son la Espiritualidad, el Alma, el Mas Allá, en fin una serie de términos que nos describen estados de consciencia o lugares no tangibles, difícil de comprender para la mente humana.

Esto se debe a que los espiritualistas o religiosos le dan una connotación mítica, inexplicable o fenomenológica, a la conexión que existe entre nuestro ser interno con la Divinidad o el Cosmos, así como a las experiencias Místicas o Esotéricas que experimentamos cuando entramos en estados de Recogimiento, Oración o Meditación.

Cuando la Religión habla de la creación la Ciencia habla del Big Bang y la Evolución, si hablamos de Seres de Luz, Maestros Ascendidos, Ángeles etc. La ciencia lo considera alucinaciones, histeria colectiva, demencia y quien sabe cuántos términos más usados para desacreditar nuestras experiencias extra corporales y/o espirituales.

Por otro lado cuando los científicos han tratado de darle una explicación lógica a estos fenómenos o interacciones con los planos espirituales o astrales, los religiosos occidentales los han tildado de herejes o seres poseídos por el demonio o fuerzas malignas y en el pasado hasta eran ejecutados en la hoguera o excomulgados, en el caso de las religiones orientales han sido más flexibles ya que estas creen en la conexión con el ser supremo que habita en nosotros.

Ciertos grupos religiosos han sido especialmente críticos con la ciencia e incluso han impedido su avance. Son conocidas las posturas de la Iglesia Católica Romana frente a científicos de la talla de Galileo, Darwin e incluso más recientemente Teillhard de Chardin. Más recientemente hemos visto como en ciertos estados “baptistas” de USA se ha prohibido la enseñanza del darwinismo.

Afortunadamente en las últimas décadas y especialmente después de los descubrimientos realizados por físicos a través de la Mecánica o Física Quántica y la apertura de algunas iglesias occidentales al conocimiento científico, hemos podido demostrar que todo es parte de lo mismo, que tanto la ciencia como la religión tienen un mismo principio, solo que ha sido entendido de diferente manera.

En las religiones orientales y su influencia en las tendencias espirituales modernas en el mundo occidental, mejor conocidas como Nueva Era, se habla de Estados Vibracionales, Dimensiones, Estados de Consciencias Alterados y del Contacto con la Luz. Todo ello producto de las experiencias individuales que se experimentan al entrar en Meditación u Oración Profunda, sin la intervención de Dogmas ni Doctrinas creadas por el hombre.

En el siglo XVII cuando la ciencia empieza a desarrollarse, muchos científicos como Kepler, Bacon, Boyle y Newton entre otros, creían que el progreso científico apoyaría el sentimiento religioso del ser humano: efectivamente el conocimiento del Universo ensalza la obra de su creador y por lo tanto el progreso de la ciencia acerca a la humanidad hacia Dios, “el único camino para llevar a cabo el amor de Dios es comprendiendo las obras de su mano, el universo natural. Saber cómo funciona el universo es crucial para una persona religiosa porque éste es el mundo que Él creó”. Newton, estaba convencido que profundizando en la ciencia se conseguía entender mejor a Dios, es decir, no veía conflicto entre la Revelación y la Naturaleza.

En la actualidad las personas que no estamos sujetos a esas Doctrinas o Dogmas Religiosos y que hemos podido experimentar el contacto con esa realidad supra humana, que de alguna manera hemos tenido experiencia extra corporales en planos superiores de consciencia, y que en algunos casos hemos experimentado el mundo de los sonidos y las formas que se consiguen en eso planos superiores, podemos entender lo que se describe en las religiones cuando nos hablan de la Musica de Dios o Coro de Ángeles así como de Rayos de Luz de Diferentes Vibraciones y Colores.

A partir del enunciado de la Teoría de la Relatividad de Albert Eisten, la Física Cuántica ha ido evolucionando y descubriendo esa relación de nuestro Ser con El Cosmos. Cuando se le pregunto a Eisten si creía en la existencia de un Dios, “respondió que creía en un Dios representado por el orden, la armonía, la belleza, la simplicidad y la elegancia. El universo podía ser caótico y feo, pero en cambio es bello, simple y regido por reglas matemáticas sencillas”.

Así mismo Albert Eisten definió la Religión con la frase siguiente:

"La más bella y profunda emoción que nos es dado sentir es la sensación de lo místico. Ella es la que genera toda verdadera Ciencia. El hombre que desconoce esa emoción, que es incapaz de maravillarse y sentir el encanto y el asombro, está prácticamente muerto. Saber que aquello que para nosotros es impenetrable realmente existe, que se manifiesta como la más alta sabiduría y la más radiante belleza, sobre la cual nuestras embotadas facultades sólo pueden comprender en sus formas más primitivas. Ese conocimiento, esa sensación, es la verdadera Religión."

Recientemente el renombrado físico teórico norteamericano Michio Kaku, famoso por formular la revolucionaria teoría de las cuerdas (modelo fundamental de la física que asume que las partículas materiales aparentemente puntuales son, en realidad, “Estados Vibracionales”), causó un pequeño revuelo en la comunidad científica luego que afirmara haber encontrado pruebas de la existencia de una Fuerza Inteligente y desconocida por el hombre que gobierna la naturaleza, es decir, algo muy similar al concepto que tenemos de Dios como Ente Creador y Rector del Universo.

Para llegar a esta conclusión Michio Kaku utilizó una inédita tecnología creada el año 2005 que le permitió analizar el comportamiento de la materia a escala subatómica, valiéndose para ello de un “semi-radio primitivo de taquiones”. Los taquiones, son todas aquellas partículas hipotéticas capaz de moverse a velocidades superlumínicas, es decir, son partículas teóricas capaces de “despegar” la materia del universo o el contacto de vacío con ella, dejando así a esta materia en estado puro, totalmente libre de las influencias del universo que las rodea.

Según el físico, al observar el comportamiento de estos taquiones en varios experimentos, llegó a la conclusión que los seres humanos vivíamos en una especie de “Matrix”, vale decir, un mundo regido por leyes y principios concebidos por una especie de gran arquitecto inteligente.

Al respecto expresó:

“He llegado a la conclusión de que estamos en un mundo hecho por reglas creadas por una inteligencia, no muy diferente de un juego de ordenador favorito, pero, por supuesto, más complejo e impensable”.

Y agregó que “analizando el comportamiento de la materia a escala subatómica, afectada por el semi radio primitivo de taquiones, por primera vez en la historia, un diminuto punto en el espacio, totalmente libre de cualquier influencia del universo, materia, fuerza o ley, se percibe de una forma inédita el caos absoluto. Así, todo lo que llamamos azar ya no tiene más sentido, porque estamos en un plano regido por reglas creadas y no determinado por azares universales. Esto quiere decir que, con toda probabilidad, existe una fuerza desconocida que lo gobierna todo”.

La Teoría de las Cuerdas y la Música de Dios

Con respecto a la formulación de la famosa “String Field Theory”, o "Teoría de las Cuerdas", modelo fundamental de la física que asume que las partículas materiales aparentemente puntuales son, en realidad, “Estados Vibracionales” de un objeto extendido más básico llamado “Cuerda” o “Filamento”, lo que convertiría a un electrón, por ejemplo, no en un “punto” sin estructura interna y de dimensión cero, sino en un amasijo de cuerdas minúsculas que vibran en un Espacio-Tiempo de más de cuatro dimensiones.

Kaku afirmó que “desde hace mucho tiempo trabajo en esta teoría, que se basa en la música o pequeñas cuerdas vibrantes que nos dan las partículas que vemos en la naturaleza. Las leyes de la química con las que hemos tenido problemas en la escuela secundaria serían las melodías que se pueden ejecutar en estas cuerdas vibrantes. El Universo, así, sería una sinfonía de estas cuerdas vibrantes y la Mente de Dios, sobre la que Einstein escribió ampliamente, sería Música Cósmica resonando a través de este nirvana a través de las 11 dimensiones Hiper Espaciales”.

Kaku concluyó diciendo que “los físicos son los únicos científicos que puede decir la palabra “Dios” y no sonrojarse.

La Partícula de Dios o Bosón de Higgs

Recientemente el Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN) anunció el descubrimiento de una partícula que podría ser considerada como el santo grial de la física de partículas, la cual denominaron Partícula de Dios o Bosón de Higgs.

La importancia del descubrimiento, radica en el papel que se cree que juega dicha partícula en la naturaleza. Ya que es una partícula fundamental de tamaño subatómico, con masa bastante grande (en comparación con el resto de las partículas elementales) y sin carga eléctrica. Se dice que es fundamental porque, hasta donde sabemos, no posee estructura interna. Interacciona con todas las partículas que poseen masa y se le da el nombre de bosón porque en la física esta palabra está reservada para denotar aquellas partículas que en grupo, pueden comportarse de forma idéntica sin diferenciarse unas de otras.

Esta partícula es especial ya que se considera responsable del origen de la masa de todas las otras partículas fundamentales que forman la materia, además, es un ingrediente clave para que a través de las interacciones entre ellas se formen las estructuras estables que componen el universo visible: los núcleos atómicos, los átomos, las moléculas, etcétera. Siendo Leo Lederman, ganador del Premio Nobel de Física en 1988, quien le dio el nombre de partícula de Dios por su papel clave en la física de partículas.

El mecanismo de Higgs fue desarrollado por varios científicos en la década de los 60 y recibe su nombre en honor a uno de ellos, Peter Higgs, quien incorporara las ideas de la teoría especial de la relatividad en el marco teórico que describe el mecanismo mencionado.

El Todo en Todo

De acuerdo con las diferentes interpretaciones Religiosas y Espirituales, se Habla del Todo, como expresión máxima de la presencia divina.

En el Cristianismo se dice: “No se Mueve una Hoja sin la Voluntad de Dios”

El Kybalion expresa: "Si bien es cierto que todo está en el TODO, no lo es menos que el TODO está en todas las cosas. El que comprende esto debidamente, ha adquirido gran conocimiento".

En las enseñanzas esotéricas se dice: “Somos Parte del Todo y el Todo de una Parte”

En la enseñanza de la Máxima Hermética del Epígrafe expresada en el Kybalion que nos dice que "El que comprende esto debidamente, ha adquirido gran conocimiento", está encerrada una de las más grandes Verdades Filosóficas, Científicas y Religiosas.

La enseñanza Hermética concerniente a la Naturaleza Mental del Universo, la verdad de que "El Universo es Mental, sostenido en la mente del TODO".

Como expresa el "Kybalión en el pasaje citado: "Todas las cosas están en el TODO". Pero igualmente el Kybalión expresa la siguiente afirmación correlacionada: "Es igualmente cierto que el TODO está en todas las cosas". Es una afirmación Hermética exacta sobre las relaciones que existen en el TODO y su Universo Mental, La cual se relaciona con La Mente de Dios expresada por Albert Eisten y con las enseñanzas religiosas, que expresan que todo está regido por Dios así como lo enunciado recientemente por el Físico Michio Kaku de haber encontrado pruebas de la existencia de una Fuerza Inteligente y desconocida por el hombre que gobierna la naturaleza.

La Doctrina Hermética indica que el TODO es inminente e inherente al Universo, así como en toda Parte, Partícula, Unidad o Combinación, dentro del Universo.

El hecho esencial es que se trata de preguntas cósmicas de existencia y significado. Thomas Huxley, el gran biólogo del siglo pasado, dijo que la cuestión de todas las preguntas de la Ciencia y la Religión es determinar nuestro lugar y nuestro verdadero rol en el Universo. Por tanto, la Ciencia y la Religión se tratan de la misma pregunta.

"Más allá del Kosmos, del Tiempo, del Espacio, de todo cuanto se mueve y cambia, se encuentra la realidad Substancial, la Verdad Fundamental". El Kybalion

Más allá de toda apariencia externa o manifestación debe haber siempre una realidad substancial. Esta es la ley. El hombre al considerar y examinar el universo, del cual es una unidad, no ve otra cosa que un cambio continuo en la materia, en las fuerzas en los estados mentales. Ve que nada es realmente, que todo se transforma y cambia. Nada permanece: todo nace, crece, muere; tan pronto como una cosa ha adquirido su máximo desarrollo empieza a declinar; la ley del ritmo está en constante operación; no hay realidades, nada firme, nada duradero, fijo o substancial, nada permanente, todo es cambio. Todas las cosas surgen y evolucionan de otras cosas. Hay una acción continua que es seguida siempre de su reacción correspondiente; todo fluye y refluye, todo se construye y derrumba, todo es creación y destrucción, vida y muerte. Y si el hombre que tal examen hace y tales cosas ve fuera un pensador, comprendería que todas esas cosas en perpetuo cambio no pueden ser sino simples apariencias externas o manifestaciones de algún poder que se oculta tras ellas, de alguna realidad substancial encerrada en las mismas.

La relación entre Ciencia y Religión ha sido siempre una cuestión polémica, y el escenario de posturas muy diversas, a veces incompatibles e incluso enfrentadas. Científicos, Teólogos y Filósofos, entre otros, han protagonizado en gran parte estos debates.

Todos los pensadores, de cualquier país o época, se han visto obligados a afirmar la existencia de esta realidad substancial. Todas las filosofías, cualquiera que haya sido su nombre, se han basado en esta idea. Los hombres han dado a esta realidad substancial muchos nombres: algunos la han denominado "Dios", otros "Divinidad Infinita", "Eterna Energía", "Materia", etc., pero todos han reconocido su existencia ya que es evidente por sí misma.

La Religión proporciona tradicionalmente a la humanidad unas comunidades con Valores Sociales, Éticos y Morales, como aspectos de la experiencia humana que la ciencia no puede ni debe ofrecer, por lo tanto en un principio Religión y Ciencia coexisten y han de ser complementarios para el bien de la humanidad; sin embargo esta coexistencia y complementariedad han sido utilizadas por los científicos para tender un puente entre religión y ciencia y hacer una interpretación religiosa de ésta última y en definitiva para integrar una con otra. Todos estos intentos no han conseguido solucionar los tópicos más importantes de la frontera entre Religión y Ciencia.

Tanto la Religión como la Ciencia son fundamentales en nuestra civilización y no pueden dejarse en manos del Científico Beato o del Biólogo Ateo. Es conveniente que existan científicos con diferente forma de pensar, con diversas actitudes religiosas ante la vida de forma que la confrontación, coexistencia y colaboración de religión y ciencia proporcione un enriquecimiento de los valores de la experiencia humana.

Como podemos observar son dos puntos de vista del mismo tema, tanto los científicos modernos como los religiosos de la nueva era y de mente abierta hablan de Energías, Dimensiones, Estados Vibracionales, Música de Dios, etc.

Las religiones antiguas como es el caso del Cristianismo, nos hablan de Revelaciones, Cantos Angelicales, diferentes mundos como es el caso de Enoch o los Profetas Elías y Daniel cuando fueron llevados por YAVEH, o la comparación que podemos hacer entre la Dimensiones y Los Cielos descritos por San Pablo o Las Casas de Santa Teresa de Jesús, en fin podríamos estar horas haciendo analogías entre los preceptos descritos en las escritura antiguas y la terminología usada por los científicos modernos.

La realidad es que el Universo, Los Universos Paralelos y Los Multiversos están formados de las mismas partículas, solo que se encuentran en diferentes estados vibracionales y es allí donde radica la diferencia, y lo difícil de entender, especialmente para aquellas personas que no poseen conocimientos sobre los principios universales de la física.

Si analizamos los siete principios Herméticos descritos en el Kybalión, como son:

El Principio de Mentalismo; «El TODO es Mente; el Universo es Mental»
El Principio de Correspondencia; «Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba»
El Principio de Vibración; «Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra»
El Principio de Polaridad; «Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.»
El Principio del Ritmo; «Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.»
El Principio de Causa y Efecto; «Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo a la ley; la suerte no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida; hay muchos planos de casualidad, pero nada escapa a la Ley.»
El Principio de Generación; «La generación existe por doquier; todo tiene su principio masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos.»

Podemos concluir que todo es Ciencia y todo es Religión ya que como mencione anteriormente, son dos puntos de vista del mismo tema.

Por encima de esto se encuentra La Energía Creadora, La Fuente de Todas las Cosas Creadas y no Creadas, El Gran Arquitecto del Universo, La Partícula Primigenia, ALA, o simplemente Dios como todos lo conocemos hoy en día, al menos en el Hemisferio Occidental.

Lo importante es creer, estar conscientes que somos parte de un TODO y que TODOS somos UNO, sin importar si lo vemos desde el Punto de Vista de la Religión o de la Ciencia, solo existe una verdad y esa es LA VERDAD.

La Religión nos dice “Quien tenga oídos que oiga y quien tenga ojos que vea” la Ciencia nos indica que “Todo principio científico debe ser comprobado

«Los labios de la sabiduría permanecen cerrados, excepto para el oído capaz de comprender»

EL Kybalion

Andrés Gonzáles Hernández
elsersupremo.com

 

Usuarios Conectados

We have 46 guests and no members online