• elsersupremo.com_topslider1.jpg
  • elsersupremo.com_topslider2.jpg
  • elsersupremo.com_topslider3.jpg

Zoroastrismo - Zaratustra o Zoroastro - Ahura Mazda 

Religión fundada en la antigua Persia por el profeta Zoroastro. La predicación de su doctrina se conserva en sus Gathas Métricos (salmos), que forman parte de la escritura sagrada conocida como Avesta.

Dogmas del Zoroastrismo

Los dogmas básicos de los Gathas consisten en un culto monoteísta de Ahura Mazda (el 'Señor de la sabiduría') y un dualismo ético que contrapone la Verdad (Asha) y la Mentira (Druj), que impregna el universo entero.

Todo lo que es bueno se desprende de él y se apoya en las emanaciones de Ahura Mazda: Spenta Mainyu (el Espíritu benefactor, una fuerza creativa) y sus seis entidades auxiliares, buen pensamiento, verdad, fuerza, devoción, salud y vida.

Todo el mal lo causa el gemelo de Spenta Mainyu, Angra Mainyu (el Espíritu diabólico, el Ahriman persa) y por sus auxiliares. Angra Mainyu es malo por elección propia, ya que se alió con la Mentira, mientras que Spenta Mainyu ha optado por la Verdad. Así pues, los seres humanos deben elegir. A su muerte, el alma de cada persona será juzgada en el 'Puente de la discriminación'; quien siga a la Verdad lo cruzará y llegará al paraíso y los partidarios de la Mentira caerán al infierno. Todo mal se eliminará de forma definitiva de la tierra en una ordalía de fuego y metal fundido.

Los Gathas y los Siete Capítulos

La complejidad estructural del esquema de los Gathas se ha explicado mejor mediante el supuesto de que Zoroastro conjugó dos sistemas religiosos.

El primero está resumido en los Gathas y es con probabilidad el propio de Zoroastro. Éste es el culto monoteísta de la sabiduría y sus emanaciones (incluido Asha).

El segundo, que describe un culto que adora a un Señor (Ahura) que es custodio de Asha, se atestigua en una parte del Avesta, la liturgia de los Siete Capítulos, compuesto en su propio dialecto tras la muerte de Zoroastro.

Las enseñanzas de Zoroastro son alabadas y veneradas en la sección última; no obstante, su perspectiva religiosa, en parte mezcla de las creencias primitivas de Persia, es muy distinta a la de los Gathas. En los Siete Capítulos, las emanaciones se dan en compañía de otras abstracciones sagradas; a Ahura se le aplica el epíteto de poseedor de Asha, pero no se mencionan ni la Mentira ni a Angra. Se adoran muchos objetos naturales y criaturas míticas, al igual que espíritus ancestrales y la misma figura de Ahura Mazda no recuerda tanto a la deidad de Zoroastro como al dios Varuna (a veces denominado el Asura, Señor) surgida de la más antigua de las composiciones religiosas indias, el Rig-Veda.

Los antepasados de los persas (esto es, el subgrupo ario de los pueblos indoeuropeos) y los invasores del norte de la India eran de la misma estirpe y se puede afirmar que adoraban muchas deidades similares. El Ahura de los Siete Capítulos tiene esposas (denominadas Ahuranis) que, como las Varunanis de Varuna, son nubes y agua de lluvia.

Ahura es el poseedor de Asha, como Varuna es el custodio de Arta (Verdad u orden cósmico se identifica con Asha que, a su vez, lo hace con el Arta de los antiguos persas). El Sol es el 'ojo' de ambas deidades y el nombre de Ahura se une a veces al del dios Mithra. En los Veda, los nombres de Mithra y Varuna también se aúnan.

Los Siete Capítulos también veneran a Haoma (el védico Soma) una planta divinizada que posee un jugo embriagador (quizá la "inmundicia embriagadora" contra la que advirtió Zoroastro).

La adoración de los ancestros, los espíritus naturales y otras deidades (por ejemplo, el dios del fuego, denominado Agni por los hindúes) tienen también correspondencias védicas.

La Yasna y la Vendidad

Los Gathas y los Siete Capítulos forman parte de una liturgia mayor denominada Yasna, el resto de lo que está compuesto en otro dialecto muy ligado a éste.

Este material ilustra además la incorporación del paganismo politeísta ario en el zoroastrismo, como lo hacen los Yashts, que son himnos a deidades individuales.

Entre estas deidades se encuentra Anahita, diosa de la fertilidad y de los ríos (y quizá, de la costumbre de los matrimonios incestuosos) tomada de los elamitas, pueblo no ario.

La última parte del Avesta (la Vendidad o Videvdat) fue compuesta después de la conquista de Persia por los griegos en el siglo IV a.C. y es sobre todo una codificación de ritos y leyes, algo parecido en el tono al Libro del Levítico en el Antiguo Testamento. Refleja aquellas costumbres atribuidas por el historiador griego Herodoto a los magos, una casta sacerdotal de origen medo. Entre estas costumbres se encuentran la exposición de los cadáveres, la protección de los perros y el sacrificio sangriento de animales. El Avesta fue compuesto en el este de Persia como se puede deducir de su lenguaje y sus topónimos.

Reconocimiento e Historia del Zoroastrismo

Es probable que el primer rey persa que reconoció la religión propuesta por Zoroastro fuera Darío I el Grande. Sus inscripciones están llenas de alabanzas a Ahura Mazda; valora y exalta la racionalidad y parece considerar la Mentira como una fuerza del mundo. Su hijo, Jerjes I, también adoró a Ahura Mazda, pero quizá tuvo una menor comprensión de los detalles de la religión de Zoroastro. Más notable es su concepción de que a Arta se llegará en la otra vida, postura que refleja la antigua idea aria de que Arta se encuentra más allá de la vida terrenal.

Artajerjes I (reinó 465- 425 a.C.) también fue adorador de Mazda, pero quizá adoptara una síntesis de las doctrinas recibidas, bajo la dirección de los magos, donde las enseñanzas de Zoroastro se confunden con el antiguo politeísmo. Este desarrollo se refleja en el sincretismo de los Yashts. Artajerjes II (reinó 409-358 a.C.) veneró a Ahura Mazda, Mithra y Anahita y durante su reinado se construyeron los primeros templos persas.

Durante el dominio de los seléucidas griegos (312-64 a.C.) y los arsácidas partos (c. 250 a.C.-266 d.C.), prosperaron los cultos a dioses extranjeros junto con el zoroastrismo. La nueva dinastía persa de los sasánidas (226-641) estableció el zoroastrismo como religión oficial de Persia. En la teología sasánida, Ahrimán se oponía a Ohrmuzd (Ahura Mazda) y no a Spenta Mainyu. Esta teología ya había aparecido en el sistema de los magos del siglo IV a.C., según los historiadores griegos. Algunos teólogos sasánidas enseñaban que Ohrmuzd y Ahrimán eran los hijos gemelos del Tiempo Infinito (Zervan), pero esta doctrina fue rechazada.

Persia fue convirtiéndose de forma gradual al islam tras su conquista por los árabes en el siglo VII. No obstante, el zoroastrismo sobrevivió en pequeñas comunidades de gabars (término despectivo acuñado por los árabes que significa 'infiel') en las regiones montañosas de Yezd y Kermn. En Irán siguen viviendo unos 18.000.

Los zoroástricos, llamados parsis (literal persas), son numerosos y prósperos en la India, sobre todo alrededor de Bombay. Siguen recitando la liturgia avéstica y vigilan los fuegos sagrados, pero hoy preparan un haoma no embriagador y muy pocos siguen la doctrina de los magos según la cual se disponen los cadáveres sobre estructuras elevadas (las llamadas 'torres del silencio') para que sean presa de los buitres.

Avesta

El libro de oraciones del Zoroastrismo o Mazdeísmo. Es parte de los libros sagrados de los zoroastristas de nuestros días, conocidos como parsis (mazdeístas o adoradores del fuego) que viven en pequeñas comunidades en Irán, la India y Pakistán.

La cuna de este culto y de sus escrituras sagradas es la antigua Persia, y la fe que profesan es la establecida por el sabio persa Zaratustra o Zoroastro, uno de los grandes maestros religiosos del Oriente. Las doctrinas de esta fe ancestral y el registro de las costumbres del primer periodo de la historia persa se conservan en el Avesta.

Esta obra consta de cinco partes, la principal de las cuales son los gathas, himnos y canciones que, según se piensa, son palabras del propio Zoroastro. Éstos y otros detalles relativos a los ritos constituyen el Yasna, principal documento litúrgico del zoroastrismo. Una parte similar, aunque menor es el Visp-rat, que incluye alabanzas a los grandes líderes de la secta. El Vendidad constituye la base de la ley zoroastrista, e incluye también un relato mítico de la creación. El Khurda Avesta incorpora textos, himnos y oraciones menores. Por último, los Yashts son 21 himnos dedicados a ángeles y héroes.

La religión representada por el Avesta floreció seis siglos antes de la era cristiana, y es probable que fuera la fe de los Aqueménidas, la dinastía a la que pertenecieron los reyes persas Ciro el Grande, Darío I y Jerjes I. La religión perdió adherentes tras la conquista de Persia por los ejércitos de Alejandro Magno en el siglo IV a.C., y se perdieron muchos de los libros sagrados. La religión revivió durante una época, pero más tarde fue destruida de forma virtual por los musulmanes, en su victoriosa invasión del siglo VII d.C. La mayoría de los zoroastristas se vieron obligados a aceptar el Corán, aunque muchos huyeron hacia la India en busca de refugio, llevándose consigo lo que quedaba de sus textos sagrados.

Un puñado de fieles a Zaratustra permaneció en Persia y pese a las persecuciones que sufrieron, continuaron practicando su religión. Gracias a estos dos grupos, unos 80.000 fieles en la India y unos 18.00 en Persia, se conserva el Avesta en su forma actual.

Zoroastro o Zaratustra (c. 630 a.C.-550 a.C.)

Profeta de la religión persa y fundador del zoroastrismo. Zoroastro (llamado Zaratustra en persa antiguo) nació en el seno de una familia noble, los Spitama, en Airyana Vaejah, al este de Persia, acaso durante el periodo precedente al de los reyes aqueménidas, aunque se han sugerido fechas anteriores. Se cree que fue sacerdote y que desde la juventud empezó a recibir las revelaciones de Ahura Mazda ('Señor del Conocimiento').

Sus conversaciones con esta divinidad, y sus dificultades para predicar, están recogidas en las Gathas, que forman parte de las escrituras sagradas llamadas Avesta.

Al parecer, después de años de lucha con los sacerdotes de los cultos establecidos (tiempo durante el cual realizó sus primeras conversiones, incluyendo a algunos de sus propios familiares) logró el apoyo definitivo en Vishtaspa, rey de Chorasmia (hoy el Turkestán ruso). A partir de entonces su religión se expansionó y prohibió los ritos orgiásticos que acompañaban los sacrificios persas a los dioses, aunque mantuvo el culto al fuego. También prohibió el sacrificio a Ahriman y su séquito, antes divinidades subordinadas del panteón persa, que Zoroastro convirtió en los principios del mal de su nuevo credo.

El país de Zoroastro era montañoso y vivía de la cría del ganado, que se consideraba sagrado. A través de su religión, quiso unir los rebaños contra los merodeadores y los practicantes de ciertos cultos del sacrificio. De todos modos, la profundidad intelectual de su religión influyó en el pensamiento occidental, y Platón, Aristóteles y otros pensadores griegos se interesaron por sus doctrinas. También es probable que las ideas de Zoroastro influyeran en la demonología, la angeología y la escatología judeocristianas, pues se han apreciado influencias suyas en el Manual de disciplina encontrado en los manuscritos del mar Muerto. Su principal contribución consistió en la creación de un credo monoteísta de dualismo ético que sería exacerbado por los maestros posteriores. No negó la existencia del panteón tradicional persa, pero dejó claro que sólo Ahura Mazda era digno de culto. También declaró que uno de los hijos de Ahura Mazda, Ahriman, optó por convertirse en demonio, dividiendo así el mundo en los principios enfrentados del bien y el mal. Estos dos elementos prefiguran gran parte de la posterior especulación ética y religiosa universal.

Magos

Casta de sacerdotes de la antigua Persia. Se dice que fueron los seguidores de Zoroastro, maestro y profeta persa. Mientras profesaban las doctrinas del zoroastrismo, practicaban un ritual que incluía el verter libaciones de leche, aceite y miel sobre una llama, mientras entonaban rezos e himnos. La religión de los magos fue lentamente incluyendo elementos babilónicos, tales como la astrología, la demonología y la magia (la cual deriva de la palabra magi). Más o menos hacia el siglo I d.C., los magos eran reconocidos como hombres sabios y adivinos.

Por eso, los magos mencionados en la Biblia, que vinieron de Oriente a adorar al niño Jesús (Mat. 2,1-12), eran considerados unos hombres sabios.

Parsis (del antiguo persa, Parsa, 'Persia')

Seguidores de la antigua religión persa conocida como zoroastrismo. Viven en la India, en Irán y en Pakistán. Sus ancestros huyeron de Persia en los siglos VII y VIII para evitar la represión de los invasores musulmanes. En la actualidad son unos 155.000, de los que unos 90.000 viven cerca de Bombay; muchos de los parsis indios son hombres de negocios. Los parsis paquistaníes, unos 5.200, viven principalmente en Karachi.

Los parsis se dividieron en dos sectas en el siglo XVIII debido a un desacuerdo respecto a su calendario. La literatura religiosa y ética de los parsis proviene sobre todo del Avesta, pero su ideología insiste en la fe monoteísta.

Su sacerdocio es hereditario y consideran que Dios está representado por el fuego, que es purificador y sagrado.

En los templos los sacerdotes mantienen un fuego que arde sin interrupción, y todas las oraciones y los sacrificios se ofrecen a este fuego en los días de fiesta. En el pasado, para evitar su profanación, los parsis dejaban a sus muertos expuestos en torres con el propósito de que fueran devorados por los buitres y otras aves carroñeras, pero esta práctica ya no se observa de una forma tan rigurosa como antaño.

En cuanto a la ética, la vida honesta consiste en recto orden, buen pensamiento, buena palabra y buena acción que se presentan en los conceptos asha y humanta. Insisten en la práctica de la caridad y en el amor entre todos los miembros de la comunidad.

Usuarios Conectados

We have 36 guests and no members online