• elsersupremo.com_topslider1.jpg
  • elsersupremo.com_topslider2.jpg
  • elsersupremo.com_topslider3.jpg

Hinduismo - Creencias, Contexto, Localizacíon y Cronología

El Hinduismo es la tradición religiosa predominante del subcontinente indio, principalmente en países como India y Nepal. Con más de mil millones de fieles, es la tercera religión más extendida en el mundo, tras el cristianismo y el islamismo.

Hinduismo es el nombre que en el siglo XIX recibió la coalición de religiones existentes en la India y su etimología se halla en la palabra persa "hindu" y el sánscrito "sindhu" que significa “río” y se refiere a los pueblos que habitan el valle del Indo.

El Hinduísmo surgió en la India hacia el 1750 a.C. no posee fundador, ya que no es una sino varias religiones diferentes, a las que erróneamente se les aplica el mismo nombre. Es un conjunto de creencias metafísicas, religiosas, cultos, costumbres y rituales que conforman una tradición, en la que no existen ni órdenes sacerdotales que establezcan un dogma único, ni una organización central.

Se trata más bien de un conglomerado de creencias procedentes de pueblos de diferentes regiones, junto con las que trajeron los arios que se establecieron en la cuenca del río Ganges y que fueron escritas a manera de revelaciones en los diversos escritos védicos y otros libros sagrados hinduistas.

Es el producto de una historia que puede remontarse a unos tres mil quinientos años. Y cada período de esa larga historia ha dejado un impacto en ella que perdura en creencias y prácticas actuales. Un hindú pertenece a alguno de los grupos de castas, y socialmente observa las costumbres y leyes tal como están formuladas en sus escrituras sagradas. El hinduismo es al mismo tiempo un estilo de vida y un sistema religioso y social muy organizado.

Los hinduistas llaman a esta tradición religiosa sanātana dharma (‘religión eterna’, en idioma sánscrito), porque creen que no tiene principio ni tendrá fin. Según ellos ha existido durante más de 5.000 años. Consideran el hinduismo como la tradición religiosa más antigua del mundo.

Localización y Cronología del Hinduismo

Actualmente, el Hinduismo solo es mayoritario en cuatro Estados del mundo:

  • India, Cuna del hinduismo y su tierra santa, donde son el 80,5 % de la población
  • Nepal, Con el 80 %, que hasta hace poco tiempo era el único Estado del mundo que reconocía al hinduismo como religión oficial
  • La isla Africana de Mauricio con el 48 %
  • La isla indonesia de Bali.

Tras la independencia de India y la división del Subcontinente Indostaní en territorios de mayoría hinduista y musulmana, se formó el Estado de Pakistán para la población islámica, pero permanecieron importantes minorías hinduistas.

Tras la secesión de Pakistán Oriental (actual Bangladés), la antigua colonia británica quedó dividida en tres Estados. En Bangladés la minoría hinduista es mucho mayor que en Pakistán y desde la independencia del país (en 1971) se han suscitado actos violentos en su contra, como contra budistas, cristianos y animistas, hasta el extremo de haber desaparecido virtualmente de las estadísticas 3 millones de bangladesíes (en su inmensa mayoría hinduistas).

También hay un número importante de adeptos hinduistas en Afganistán (donde durante el régimen talibán fueron forzados a usar un distintivo, como los judíos en la Alemania nazi), Bután, Birmania, Camboya, Indonesia, Malasia, Sri Lanka y Tailandia. En Occidente, hay hinduistas en casi toda Europa Occidental, la mayoría en Gran Bretaña, y también en Estados Unidos. Existen minorías hinduistas en muchos países latinoamericanos, muy notablemente en Panamá y Trinidad y Tobago.

El Hinduismo no posee fundador, ya que no es una sino varias religiones diferentes, a las que erróneamente se les aplica el mismo nombre. Es un conjunto de creencias metafísicas, religiosas, cultos, costumbres y rituales que conforman una tradición, en la que no existen ni órdenes sacerdotales que establezcan un dogma único, ni una organización central.

Es más bien una mezcla de diversas tradiciones y creencias, aunque podemos resumir los temas principales en los siguientes:

  • Dharma. Se refiere a la moralidad y los deberes y hay multitud de ellos.
  • Samsara. La reencarnación.
  • Karma. Entendido como la acción correcta, la acción (o inacción) y sus consecuencias.
  • Moksha o la liberación.

Contexto del Hiduismo

El número de hinduistas, dentro y fuera de la India, es de más de 800 millones de creyentes. En la India, los hinduistas son el 80,5 % del total de la población.

Dentro del hinduismo como cultura existen el Teísmo, el Deísmo, el Politeísmo, el Panteísmo, el Agnosticismo y el Ateísmo. Así como un judío de cualquier nacionalidad se siente culturalmente judío (incluso si es ateo), el hindú se siente culturalmente hindú. Un budista hindú se diferencia de otro budista cualquiera por su cultura.

El hinduismo está estructurado por varias religiones, tan diversas como contrarias en sus formas. Dentro del hinduismo hay ideologías religiosas politeístas, monoteístas, panteístas, ateas (en sentido limitado, es decir, que pueden reconocer la existencia de realidades sobrenaturales), etc. De igual forma, existe un conjunto de filosofías que abre un abanico de posibilidades. Pero a pesar de parecer una ideología politeísta, es netamente una religión monoteísta, donde cada semidios del panteón hinduista es la personificación de una de las potencias de un único Dios.

El hinduismo carece de una doctrina única. Cada rama de dicha religión sigue la suya propia: los visnuístas adoran al dios Visnú (y creen que Krisná es su avatar); en cambio los krisnaístas adoran exclusivamente al dios Krisná, y consideran que Visnú es su avatar.

En la Doctrina Vedanta esa suprema realidad es denominada Brahman, y se considera que es el aspecto original de Dios. Todos los demás Dioses y Seres del universo son su expresión, por lo que se le considera Principio del Universo. Esta visión puede considerarse Panteísmo o Monoteísmo según el punto de vista.

Los Shivaístas creen en un solo dios, Shiva, y niegan la importancia de Brahmá y Visnú. Su visión monista del universo se plasma en los Shiva-Sutras.

Por otra parte, la doctrina Samkhia de Kapilá es una filosofía profundamente atea y actualmente considerada ortodoxa.

Creencias dentro del Hinduismo

En el hinduismo hay diversidad de creencias, y es usualmente entendido como politeísta, porque en él se reconocen alrededor de 330 millones de dioses, pero básicamente los hinduistas creen que detrás del universo visible (maia), al que atribuyen ciclos sucesivos de creación y destrucción, está el principio que sostiene el universo: Brahman, el Absoluto que, considerado a través del velo de Māyā, es Dios (Īśvara). Abandonar el ciclo de rencarnaciones (Samsara) y retornar al principio divino, constituye el mayor de todos los logros para los hinduistas.

Brahma es una entidad que se cree que habita en cada porción de la realidad y la existencia, a través de todo el universo. Brahma es tanto impersonal como inconcebible, y con frecuencia se ha creído que existe en tres formas separadas como: Brahma, Creador; Vishnú, Preservador; y Shivá, Destructor.

Estas “facetas” de Brahma también son conocidas a través de muchas otras encarnaciones de cada una de ellas. Pero resulta realmente difícil “señalar” la teología hindú, puesto que casi cada uno de los sistemas teológicos es representado de alguna manera por una escuela hindú de alguna clase. El Hinduismo puede ser:

  • Monístico: Solo una cosa existe; la escuela de Sankara.
  • Panteístico: Solo una cosa divina existe, por lo que Dios es idéntico al mundo; el Brahmanismo.
  • Panenteístico: El mundo es parte de Dios; la escuela Ramanuja.
  • Teístico: Solo un Dios, distinto de la Creación; el Hinduismo Bhakti.

En el Hinduismo este dios puede ser considerado como un dios personal o impersonal. La adoración personal constituye el bhakti (la devoción), y la adoración impersonal implica gñana (la sabiduría).

En la corriente hinduista impersonal, dios es denominado Brahman. Todos los demás seres son su expresión, por lo que se le considera principio del universo. Esta visión puede ser llamada Monismo. Hay que diferenciar que el Brahman impersonal es el aspecto no personificado de dios, y es distinto de Brahmá, quien es el creador de este universo, pero no el dios único.

Brahmá es un alma encarnada muy elevada que ocupa temporalmente ese puesto dentro del mundo material, pero que puede caer de su lugar y ser reemplazado por otra entidad. Según la complejidad de cada universo, el Brahmá creador puede tener distinto número de cabezas, hasta mil.

Una de las características principales del hinduismo es el variado concepto acerca de Ishta Dévata (cualquier deidad adorable). Reconoce que cualquier persona puede tener una concepción personal de la Divinidad, igualmente respetable, ya que Dios puede tener todas las formas, y finalmente las trasciende. De ahí la infinitud de representaciones de la Divinidad. Pero finalmente Dios es uno, aunque sus manifestaciones sean infinitas.

En textos occidentales llegó a hacerse popular la tríada hinduista, llamada Trimurti (‘tres formas de Dios’: los dioses masculinos Brahmá, Visnú y Shiva), pero generalmente nadie adora a esa tríada. Muchos hinduistas adoran a la diosa Durgá (conocida por algunos por uno de sus aspectos como Kali), pero también a un gran número de otros dioses, incluidos dioses comarcales.

Relaciones entre Doctrinas Hinduistas

La presencia de escuelas diferentes dentro del hinduismo no debe verse como una contradicción entre ellas. Al contrario, hay una polinización de ideas entre las escuelas, y un debate lógico que sirve para refinar el entendimiento de cada una y del entendimiento del practicante. Es común y está permitido que un individuo siga una escuela pero tome la perspectiva de otra para cuestiones puntuales. La forma de la doctrina es considerada como la interpretación que se le da al Absoluto en sus diversas comprensiones, acorde a la visión y necesidad espiritual del practicante. Aunque inicialmente cada escuela hinduista es un trecho de un único sendero, parecen diferentes, pero todos son variantes de un único trecho o sendero.

Textos Sagrados del Hinduismo

Los hinduistas aceptan los textos sagrados Vedas, que abarca gran cantidad de textos antiguos.

Shruti

Hay un grupo de textos que se consideran revelados (en sánscrito shruti: ‘escuchados’), y que no pueden ser interpretados, sino seguidos al pie de la letra:

Los cuatro Vedas:

  • Rig-veda, el texto más antiguo de la literatura de la India, escrito en una forma arcaica del sánscrito, posiblemente después del siglo XV a. C.
  • Iáyur-veda, el libro de los sacrificios. La mayor parte de sus textos provienen del Rig-veda.
  • Sama-veda contiene himnos. La mayor parte de sus textos provienen del Rig-veda.
  • Atharva-veda, el libro de los rituales, un agregado varios siglos posterior, sin relación directa con el Rig-veda.

Las Upanishad, meditaciones místico-filosóficas escritas a lo largo de varios siglos, desde el 600 a. C.

Otros textos sagrados son los Smriti (‘lo recordado’, la tradición):

El texto épico Majabhárata (siglo III a. C.), que incluye el texto religioso Bhagavad-gītā.

La Bhagavadgitá es lo supremo del teísmo de la India. Brahmán es cosmológicamente la materia primera (prakriti o maya); psicológicamente es la realización de la inmortalidad. Dios es creador, sustentador y destructor del universo; su principio, medio y fin; trascendente en cuanto persona más alta a la vez que inmanente, y habita en los corazones de los hombres como la esencia de todas las cosas y su semilla. Aunque algunos pasajes de la Gita son panteístas, sin embargo algunos otros fundamentales no implican panteísmo y entienden la inmanencia divina correctamente.

De los elementos constitutivos (gunas) de la naturaleza, Krishna dice: "Sabed que estas cosas proceden de mí; yo no estoy en ellas, sino que ellas están en mí" (10; 9,18). De modo similar Dios sostiene a todas las criaturas, pero no subsiste en ellas. "Todas las criaturas subsisten en mí, pero no me fundo en ellas. Y, sin embargo, las criaturas no subsisten en mí. Contempla mi poder soberano. Mi propio yo sostiene a las criaturas sin subsistir en ellas; hace que existan" (9,45).

La Gita enseña la doctrina del avatára ("encarnación") del supremo dios Vishnú. "Aunque no he nacido y soy de sustancia inmutable, aunque soy el Señor de las criaturas, sin embargo por mi poder (máyh) creador recurro a mi propia naturaleza, y así llego a ser" (4,6).

El mensaje real de la Gita es que Dios no es un absoluto impersonal, sino el amante del alma del hombre; en realidad, el amor mismo. Krisna dice: "Yo soy ese amor que existe en las cosas creadas, que no es contrario a la justicia" (7,10; 9,18). Él es padre, amigo y amado (11,44). La relación entre hombre y Dios es una relación de gracia y amor. "Con fuerte deseo te he deseado; por tanto te anunciaré mi salvación. Piensa en mí, adórame, ofréceme sacrificios, ríndeme homenaje; así vendrás a mí. Te lo prometo en verdad, pues te quiero bien. Renuncia a todas las cosas de la ley, vuélvete sólo a mí como tu refugio. Te libraré de todo mal, no temas" (8,64-66). Por primera vez en la larga historia de la experiencia religiosa de la India, Dios parece estar hablando directamente al hombre; un Dios de amor, misericordia y terror (11,24-30).

El Ramaiana (siglo III a. C.), la épica historia del rey-dios Rama.

Los 18 Puranas (‘historias’) principales (siglo III a. C. hasta siglo XI d. C.), y decenas de pequeños Upa-puranas.

Los textos antiguos sobre áiur-veda (herboristería y medicina tradicional hindú).

El hinduismo actual se conforma a partir del siglo III a. C., combinando doctrinas budistas con creencias brahmánicas (de castas) y dravídicas.

Usuarios Conectados

We have 31 guests and no members online